Crea tu página Web GRATIS en un instante, de forma fácil y profesional con tu Dominio y Hosting
Crear mi Web
 
 
 
 
Curiosidades
Diccionario de Cocina
Origen de la cocina
Trucos y Consejos
 
Paginas web amigas
 
Eventos
Festival Gastronomico
Salón Gourmet
Viajes
 
Embutidos y Quesos
Frutas y Verduras
Productos Gourmet
Productos Orientales
 
Curiosidades
Diccionario del Vino
La Cata
Maridajes
MundoSumiller
Vinos y Bodegas
 
Ensaladas
Entrantes
Postres
Primeros platos
Salsas
Segundos Platos
Tapas
 
Curiosidades
La Alimentación y los Examenes
Origen de la cocina
Tecnicas de cocina
 
 
 
 
Restaurante
"BLASÓN"
calidad
precio
servicio
instalaciones
platos
votos : 104
 
Cerveza en secreto.

Bruselas, una ciudad en la que consumen más de 500 marcas distintas de cervezas, tiene un secreto muy bien guardado. Se trata de una cerveza artesanal, que gracias a su reposo durante años en unas barricas de roble, y a un diminuto y peculiar microorganismo, consigue un sabor único en el mundo.

En la fábrica de cervezas más antigua de Bruselas, y siguiendo una tradición de su bisabuelo, Jean elabora el único tipo de este líquido dorado con fermentación espontánea, la cerveza alambic. Es un proceso lento durante el cual no se añade levadura ni azúcar. "Al contrario que nuestros competidores, que controlan la fermentación y que tardan dos semanas en fabricar una cerveza, nosotros no controlamos la fermentación, y hacemos exactamente la misma cerveza", explicaba Jean. "El proceso es natural y tardamos tres años en hacerla. Es algo muy largo", añadía.

Este tipo de cerveza tiene un proceso de elaboración más largo que muchos vinos. La cebada y el trigo se mezclan con agua a unos sesenta grados. Los almidones del grano se transforman en azúcar y se consigue así el mosto. Luego se enfría en cubas abiertas bajo un techo que deja pasar el aire. Y aquí la peculiaridad, unos microorganismos presentes únicamente en algunas zonas, como la región de Bruselas, provocan la fermentación.

En unos barriles de roble, el líquido madura, al menos, durante dos veranos. El resultado, una cerveza sin azúcar añadido que sirve también de base a otras como las afrutadas.

Este tipo de cervezas artesanales apenas se venden en los comercios. Los únicos lugares donde se pueden saborear son los bares donde la cerveza industrial apenas se consume.

En un país tan pequeño como Bélgica, existen cerca de 500 tipos de cerveza diferentes. Los belgas dicen que la reina y la cerveza son las que mantienen unidos a los belgas.