Crea tu página Web GRATIS en un instante, de forma fácil y profesional con tu Dominio y Hosting
Crear mi Web
 
 
 
 
Curiosidades
Diccionario de Cocina
Origen de la cocina
Trucos y Consejos
 
Paginas web amigas
 
Eventos
Festival Gastronomico
Salón Gourmet
Viajes
 
Embutidos y Quesos
Frutas y Verduras
Productos Gourmet
Productos Orientales
 
Curiosidades
Diccionario del Vino
La Cata
Maridajes
MundoSumiller
Vinos y Bodegas
 
Ensaladas
Entrantes
Postres
Primeros platos
Salsas
Segundos Platos
Tapas
 
Curiosidades
La Alimentación y los Examenes
Origen de la cocina
Tecnicas de cocina
 
 
 
 
Restaurante
"BLASÓN"
calidad
precio
servicio
instalaciones
platos
votos : 104
 
Steak tartare

\"\\"\\"\"

El steak tartare pertenece a ese grupo de recetas con una curiosa historia detrás. Así, para conocer su origen tenemos que remontarnos hasta la época de Gengis Khan y sus guerreros mongoles que transportaban la carne colocándola bajo la silla de sus monturas (entre la silla y el espinazo de los caballos). Después de cabalgar muchas horas, la carne se iba desmenuzando adquiriendo una textura más blanda. Siglos después esa carne, (entonces de caballo), se sustituyó por la de vacuno hasta convertirse hoy (aderezada con determinados ingredientes que potencian su sabor) en un plato muy apreciado. Estos son algunos consejos si lo vas a preparar de forma casera:



  • Es importantísimo utilizar la mejor carne de buey (es especialmente recomendable el solomillo, ya que es la pieza más blanda).

  • Una vez comprada la carne, aunque se entiende que estará limpia, comprueba que no queden nervios ni grasas. Si es así, retíralos. Después se corta y se pica con un cuchillo muy afilado que dejará la textura perfecta. No es lo más recomendable, pero si optas por comprar la carne ya picada (la máquina la tritura y parte del jugo queda en el camino), el carnicero deberá picarla delante de ti y no deberás esperar demasiado en prepararla para que no se deteriore.

  • Además de la carne, el ‘steak tartare’ se compone de ingredientes que potencian su sabor entre los que no suelen faltar sal, pimienta, zumo de limón, huevo, cebolla, mostaza de Dijon, alcaparras, etc.

  • Para ‘regar’ este plato puede resultar recomendable un tinto ligero o un cava o champán secos.

  • Se puede acompañar con pan, mantequilla o unas patatas fritas caseras