Crea tu página Web GRATIS en un instante, de forma fácil y profesional con tu Dominio y Hosting
Crear mi Web
 
 
 
 
Curiosidades
Diccionario de Cocina
Origen de la cocina
Trucos y Consejos
 
Paginas web amigas
 
Eventos
Festival Gastronomico
Salón Gourmet
Viajes
 
Embutidos y Quesos
Frutas y Verduras
Productos Gourmet
Productos Orientales
 
Curiosidades
Diccionario del Vino
La Cata
Maridajes
MundoSumiller
Vinos y Bodegas
 
Ensaladas
Entrantes
Postres
Primeros platos
Salsas
Segundos Platos
Tapas
 
Curiosidades
La Alimentación y los Examenes
Origen de la cocina
Tecnicas de cocina
 
 
 
 
Restaurante
"BLASÓN"
calidad
precio
servicio
instalaciones
platos
votos : 104
 
Dos maneras de asar los pimientos de forma casera

Rojos, verdes o amarillos. Elige los que más te gusten y aprende a asarlos con estas dos recetas que proponemos.


Cuando pensamos en alimentos ricos en vitamina C es probable que lo primero que nos venga a la cabeza sean productos como la naranja, el limón... sin embargo, ¿sabías que los pimientos triplican a los cítricos en contenido de esta vitamina? Es sólo una de sus muchas virtudes: son ricos en fibra vegetal (por lo que ayudan a regular el tránsito intestinal), en sustancias minerales, tienen pocas calorías y decenas de posibilidades culinarias, entre ellas, prepararlos asados y convertirlos en la más sabrosa de las guarniciones. Hoy te proponemos dos formas distintas de asar los pimientos de forma casera:



  • Como ingredientes tan solo necesitarás los pimientos (verdes, rojos, amarillos...), una cabeza de ajo pequeña, aceite de oliva virgen, vinagre, sal y pimienta.

  • Lavar los pimientos y untarlos con las manos de aceite de oliva virgen.

  • Colocar en una fuente de horno junto con la cabeza de ajos e introducir en el horno, precalentado a 200 ºC, una hora, aproximadamente, hasta que estén asados.

  • Para que se pelen bien, la piel tiene quedar quemadita, y, una vez sacados del horno, cubrirlos con un paño para que 'suden' y se pueda desprender más fácilmente.

  • Pelar los pimientos, quitarles la simiente y, si se quiere, cortarlos en tiras.

  • Añadir un aliño de aceite de oliva virgen, sal, pimienta, vinagre y la pulpa de los ajos asados.

  • Se pueden sevir tanto templados como fríos.


OTRA FORMA DE HACERLOS



  • Una vez asados, sin asar la cabeza de ajos, freír unos dientes de ajo laminados.

  • Añadir los pimientos en tiras, unas gotas de vinagre y una cucharadita de azúcar.

  • Dejar hacer, moviendo la cazuela en vaivén durante 5 minutos, y retirar.