Crea tu página Web GRATIS en un instante, de forma fácil y profesional con tu Dominio y Hosting
Crear mi Web
 
 
 
 
Curiosidades
Diccionario de Cocina
Origen de la cocina
Trucos y Consejos
 
Paginas web amigas
 
Eventos
Festival Gastronomico
Salón Gourmet
Viajes
 
Embutidos y Quesos
Frutas y Verduras
Productos Gourmet
Productos Orientales
 
Curiosidades
Diccionario del Vino
La Cata
Maridajes
MundoSumiller
Vinos y Bodegas
 
Ensaladas
Entrantes
Postres
Primeros platos
Salsas
Segundos Platos
Tapas
 
Curiosidades
La Alimentación y los Examenes
Origen de la cocina
Tecnicas de cocina
 
 
 
 
Restaurante
"BLASÓN"
calidad
precio
servicio
instalaciones
platos
votos : 104
 
Albóndigas trufadas

INGREDIENTES


500 gr de carne de pierna de vaca
200 gr de tocino
100 gr de miga de pan
1 litro de agua
un diente de ajo
10 gr de sal
una pizca de pimienta negra
nuez moscada
una copa de jerez
dos huevos
harina
aceite de oliva virgen extra
1/4 kg de cebollas
unas hebras de azafrán
sal


PREPARACION


Se pican la carne y el tocino en la máquina de capolar. Se pasa la carne por lo menos dos veces y en la segunda se le mezcla el pan remojado y se pasa todo junto. Se recoge toda la mezcla en un recipiente y se trabaja con una cuchara de madera. Se incorpora un diente de ajo machacado, diez gramos de sal, una pizca de pimienta, otra de nuez moscada y una copa de jerez, que puede suprimirse o reemplazarse por vino blanco. Bien mezclado todo, se añaden dos huevos crudos y una cucharada colmada de harina.
Cuando todo lo anterior está bien unido, se forman las bolitas sobre harina para poderlas trabajar y, cuando están todas, se fríen con aceite de oliva virgen extra muy caliente, de manera que salgan de la sartén sequitas y crujientes. Una vez fritas todas, se colocan en una cacerola y se forma la salsa.
En el mismo aceite que se frieron las albóndigas, colado previamente para que no tenga posos quemados, se refríe la cebolla, muy picadita. Cuando está frita, sin dorarse, se añade media cucharada de harina y, una vez mezclada, se moja con un litro de agua. Se deja cocer, moviéndolo para que la harina se deslía perefectamente, y después de hervir diez minutos, se cuela esta salsa sobre las albóndigas. Se añaden unas hebras de azafrán, se dejan cocer un cuarto de hora o media hora y, si están bien de sal, pueden servirse.